Categoría: Cuba

enero 23rd, 2019 por Gus

El Laguito es el nombre de una antigua mansión al oeste de La Habana donde se fabrican los habanos de la marca más prestigiosa del mundo.

Originalmente pertenecía a una familia acaudalada que la construyó en los años 20 del siglo XX. A partir de 1957, la mansión fue abandonado. Quedó vacía durante un tiempo y fue apodada “La Casa de los Misterios”.

Fabrica de Cohiba El Laguito

La zona donde está situada esta construcción, está rodeada de residencias de embajadores y casas para alojar a visitantes ilustres que recibe el gobierno cubano.

Este palacete, a pesar de alojar una fábrica,  está lleno de detalles de mármoles y maderas preciosas en su construcción.

El Laguito control de calidad

Sus dos plantas y edificaciones colindantes están aprovechadas completamente para el proceso de fabricación de los puros.

El Laguito fabricación

El Laguito

Publicado en Cuba, Habanos Etiquetas: , ,

octubre 30th, 2018 por Gus
Reconocimiento a tres décadas de negocios de Cuba en Canadá

El 12 de septiembre Havana House organizó una cena para conmemorar sus 30 años de negocios en Canadá. El evento contó con la presencia del segmento más influyente de las mayores tiendas especializadas en tabacos de todo Canadá, la embajadora de Cuba en este país y la Cónsul General de Cuba en Toronto. La velada contó con una presentación especial en vivo de Yulaysi Miranda Ferrer, conocida como “La nueva voz de la música cubana”.

La historia de Havana House: Desde que fue fundada por Thomas Hinds en 1988, Havana House ha sido el líder de la importación y distribución de todas las marcas de tabacos cubanos en Canadá. Después de que Sir David Tang comprara Havana House Cigar & Tobacco Merchants en 1994, la compañía ha crecido hasta incluir tres tiendas La Casa del Habano, más de 35 Habanos Especialistas y 180 tiendas de tabacos en todo Canadá.

Siguiendo una tradición de 500 años, los tabacos cubanos son hechos con hojas de tabaco 100% natural, procedentes de las regiones de ‘ Vuelta Abajo’ y ‘Partido’ en Cuba. La combinación de suelo, sol y habilidades de los campesinos y torcedores cubanos crea un producto único y distintivo y proporciona una experiencia de fuma sin paralelo, por la que son conocidos los tabacos cubanos.

Además de ofrecer más de 350 tipos de tabacos cubanos de calidad ‘premium’ para deleite de los aficionados, Havana House se ha convertido en líder en su industria para la organización y apoyo de eventos privados que incluyen cenas para fumadores, cata de tabacos, torneos de golf y otras actividades selectas.

Havana House

El evento: Este evento privado tuvo lugar en el ‘Club de Yates de la Isla’ (ubicado en 2 Muggs Island Park, Toronto). La cena fue celebrada y la renombrada artista internacional Yulaysi Miranda Ferrer, ganadora del concurso televisivo “Sonando en Cuba” en 2017 tuvo a su cargo la música durante la noche. Aprovechando ese evento se hizo el lanzamiento en el mercado canadiense de dos nuevos tabacos cubanos.

Lanzamientos exclusivos: Uno de los nuevos tabacos es el ‘Romeo y Julieta’ “Tacos”, que es una de las ediciones limitadas de Habanos S.A. para 2018. Desde su surgimiento en 1875, la marca “Romeo y Julieta” ha sido codiciada por los aficionados que gustan de una mezcla harmoniosa y un excelente aroma. El otro tabaco que fue lanzado al mercado es el “Diplomaticos Norteños-2018”, que es una edición regional del 2018, producida exclusivamente para el mercado de Canadá en conmemoración del 30 aniversario de Havana House Cigar & Tobacco Merchants. “Diplomaticos” fue la primera marca de tabacos creada después del triunfo de la revolución en Cuba, con destino a la venta al público. Con la Ley S-5, la nueva regulación canadiense de empaquetado neutro para todos los productos de tabaco, incluyendo a los tabacos tradicionales, esta obra maestra cubana puede ser el último de los tabacos regionales para Canadá que se pueda lanzar con su anilla de identificación.

Publicado en Cuba, Destinos, Estilo de Vida Etiquetas: , ,

octubre 22nd, 2018 por Gus
San Cristóbal de la Habana Prado será exhibida por Kaliman Caribe Ltd. el 4 de octubre en la Presidencia de Boyana, en Sofía, Bulgaria. La nueva vitola es un producto exclusivo para los especialistas de Las Casas del Habano y Habanos.

La presentación de San Cristóbal de la Habana Prado está programada para el 4 de octubre en Sofía (Bulgaria), en la legendaria e impresionante Presidencia Boyana. A lo largo de la noche, los aficionados al mejor tabaco del mundo podrán probar este nuevo, así como disfrutar de otras experiencias diseñadas para estimular sus sentidos: una selección de productos gourmet de varias marcas premium, un espectáculo emocionante, con música, baile, famosos, artistas, etc.

La nueva vitola debe su nombre al emblemático Paseo del Prado, la avenida que mejor conserva y cuenta la historia de la rica historia arquitectónica de san cristobal prado

La vitola Prado extiende la cartera de San Cristóbal de la Habana, cuyas vitolas están hechas “Totalmente a Mano con Tripa Larga” – por expertos cubanos de cigarros con hojas de relleno y aglomerante de las mejores plantaciones de tabaco en Vuelta Abajo, Pinar del rio. Este Habano se distingue por el sabor suave a medio de su mezcla.

La marca San Cristóbal de la Habana se vendió por primera vez en 1999 con un rango de 4 vitolas, cuyos nombres corresponden a las fortalezas de la ciudad, construidas entre los siglos XVI y XIX por los españoles para defender la plaza principal de posibles ataques: El Morro, La Fuerza, La Punta y El Príncipe.

El producto lanzado está diseñado exclusivamente para tiendas especializadas en Habanos. Este pequeño detalle está inscripto en la elegante y brillante banda de este fabuloso Habano.San Cristobal de La Habana

La Casa del Habano es una red internacional de tiendas franquiciadas que se especializan en la venta de Habanos y donde los fumadores más exigentes pueden disfrutar del universo que rodea a estos cigarros de renombre. Estas exclusivas boutiques de Habano se destacan por su excelente servicio personalizado, y asesoran a los consumidores de acuerdo con sus preferencias. Por otro lado, las tiendas Habanos Specialists son minoristas que reciben esta distinción de parte de los distribuidores de Habanos, SA en todos los diferentes mercados, contribuyendo a difundir la cultura del habano y la de sus famosas marcas.

Kaliman Caribe es el distribuidor exclusivo de Habanos para: Albania, Armenia, Bulgaria, Bosnia y Herzegovina, Croacia, Macedonia, Montenegro, Rumania, Serbia y Eslovenia. En esta región operan diez salones del Habano y dos salones Cohiba Atmosphere.

Publicado en Cuba, Habanos Etiquetas: , ,

agosto 3rd, 2018 por Gus

Las historias peculiares de marcas paralelas, cigarros que comparten los mismos nombres pero que se fabrican en países distintos.


Parte de la curva de aprendizaje para los recién llegados al mundo de los puros es que incluso mientras memorizan diligentemente los nombres de los cigarros cubanos clásicos, cuando ven esas marcas exhibidas en un estante de una tienda en los Estados Unidos son animales bastante diferentes fabricados en una ubicación diferente.

Para casi todos los cigarros Montecristo cubanos, hay una contraparte que se hizo en la República Dominicana. Una especie de doppelganger. Por cada Partagás hecho en La Habana, hay una Partagás hecho en la próxima isla en Santiago. Y por cada caja de cigarros que fabrica Romeo y Julieta con tabaco cubano, hay una que hace Romeos con todo, desde envoltorios indonesios hasta rellenos nicaragüenses. Los cubanos se envían a todo el mundo, a excepción de los Estados Unidos, donde se venden los no cubanos. Estas marcas paralelas existen debido al embargo comercial de 1962 que prohíbe los cigarros cubanos en los Estados Unidos y, en su mayor parte, porque los propietarios de marcas que habían visto a sus empresas nacionalizadas por la Revolución Cubana sentían que deberían tener derecho a sus marcas comerciales.

Cuando Fidel Castro nacionalizó la industria de los cigarros en 1961, los propietarios de las principales marcas de cigarros huyeron de Cuba y comenzaron en otros lugares. Más de una década después, una decisión legal histórica (Menéndez vs. Faber, Coe y Gregg) otorgó a los propietarios cubanos originales el derecho de vender versiones no cubanas de las marcas que habían perdido en los Estados Unidos. Pero había dos estipulaciones importantes. Primero, los cigarros ya no podían usar el tabaco cubano debido al embargo. En segundo lugar, las marcas paralelas solo pueden venderse en los Estados Unidos.

La mayoría de las marcas comerciales populares de cigarros de los Estados Unidos hoy están en manos de las principales corporaciones. Fueron adquiridos a través de una serie de negociaciones, adquisiciones y fusiones. En todo caso, la historia de las marcas paralelas es un estudio interesante de la ley de marcas y cómo se aplica a los países bajo un embargo comercial, y cada marca paralela sí tiene una historia. Estas son las historias de las principales marcas cubanas cuyos nombres de marca con el tiempo renacerían como marcas espejo en los Estados Unidos.

Montecristo

marcas de habanos y puros

Montecristo #2 cubano (arriba) vs. Montecristo Classic #2 Torpedo dominicano (abajo)


El hecho de que Montecristo sea uno de los principales nombres en cigarros, incluso los no fumadores conocen el nombre, se remonta a la experiencia de Alonso Menendez. Un español con conocimiento del tabaco, se hizo famoso cuando compró la fábrica cubana de Particulares en la década de 1930. En 1935, creó Montecristo y un logotipo inolvidable: seis estoques formando un triángulo y una flor de lis en el centro (un motivo que todavía se usa hoy en día). Al año siguiente, Menéndez eligió a un compañero, José Manuel “Pepe” García, y formó Menéndez, García y Cía. Las ventas de alto volumen de los cigarros Montecristo le permitieron a la compañía adquirir la fábrica H. Upmann (así como también la marca con problemas). En solo 20 años, Montecristo fue una marca reconocida internacionalmente.

Obligado a darle la vuelta al régimen de Castro después de la Revolución, Menéndez y García se interesaron en crear y vender versiones no cubanas de Montecristo. Comenzaron con Montecruz, un spin-off de la marca Montecristo fabricado en las Islas Canarias. Su compañía recién formada se llamaba Compañia Insular Tabacalera S.A. (CIT). Montecruz no contenía tabaco cubano, pero se parecía a Montecristo tanto en precio como en embalaje. En cierto sentido, Menéndez y García se copiaron a sí mismos en casi todos los sentidos, salvo decir “Montecristo” en la caja. Sin embargo, en marzo de 1972, Menéndez luchó en los tribunales estadounidenses por los derechos estadounidenses al nombre Montecristo, y se enfrentó a Faber, Coe y Gregg, los mayores importadores de cigarros cubanos en Estados Unidos, en Menendez vs. Faber, Coe y Gregg Inc. Menendez ganó. El caso no solo le otorgó a Menéndez y García los derechos de marca para vender cigarros bajo el nombre de Montecristo en los Estados Unidos, sino que sentó un precedente legal para los expatriados cubanos a los que el régimen de Castro había confiscado sus marcas.

El mismo año, Consolidated Cigar Corp. (en ese momento propiedad de Gulf + Western) decidió que quería entrar. La gran corporación compró una participación mayoritaria en CIT. Para proteger mejor las marcas registradas, Consolidated y García crearon una empresa en las Antillas Holandesas llamada Cuban Cigar Brands N.V. En 1975, la marca estaba asegurada, pero pasarían algunos años antes de que los primeros Montecristos no cubanos llegaran a los Estados Unidos. Fueron hechos en las Islas Canarias, luego en la República Dominicana.

En el año 2000, una serie de fusiones dejó Consolidated Cigar en manos de Altadis U.S.A. Hoy, Altadis destina grandes recursos para desarrollar y promocionar su marca insignia Montecristo en los Estados Unidos. Ahora existen una docena de versiones del Montecristo no cubano. Algunas versiones se hacen en Nicaragua, pero la mayoría se producen en la República Dominicana.

H. Upmann

La creación y la trayectoria de H. Upmann es muy similar a la de Montecristo, ya que finalmente los cigarros eran torcidos en la misma fábrica y propiedad de la misma compañía antes de la Revolución.

H. Upmann fue creado en 1844 por el banquero y financiero Hermann Upmann. La historia cuenta que Upmann hizo los cigarros para los clientes preferidos en lo que se pretendía que fuera un proyecto paralelo en lugar de un negocio importante. Sin embargo, para el cambio de siglo, los cigarros H. Upmann se volvieron enormemente populares, se fabricaban en más de 200 tamaños diferentes y vendían unos 25 millones de cigarros por año, y las ventas estaban creciendo. Es decir, hasta 1922.

Mientras que Estados Unidos estaba experimentando su era de prosperidad y consumiendo una buena porción de cigarros H. Upmann, el banco de Upmann en Cuba se declaró insolvente. La marca y la fábrica terminaron bajo la propiedad de la compañía inglesa J. Frankau & Co. Ltd. antes de que la marca finalmente fuera rescatada por Menéndez, García y Cia., que estaba teniendo un tremendo éxito con su marca Montecristo. Compró H. Upmann y trasladó la producción de Montecristo de la fábrica original de Particulares a la expansiva fábrica de H. Upmann.

El éxito comercial de Montecristo permitió a Menéndez y García resucitar a H. Upmann y restablecerlo como una de las marcas más preeminentes de Cuba antes de que se convirtiera en propiedad del gobierno cubano.

Con posterioridad a la nacionalización cubana de la industria del cigarro, Menendez y García registraron con éxito la marca registrada de H. Upmann, junto con Montecristo, para la distribución de los EE. UU. Los H. Upmann se fabricaban en las Islas Canarias antes de vender los derechos de Consolidated Cigar, que comenzó a vender H. Upmann no cubanos en los EE. UU. En 1975. Consolidated finalmente se convirtió en parte de Altadis USA, que ahora fabrica cigarros H. Upmann en ambos Honduras y la República Dominicana.

Romeo y Julieta

marcas de habanos y puros

Foto de un folleto antiguo promocionando la línea Romeo y Julieta Vintage. Fue hecho por Manuel Quesada para Hollco Rohr en la década de 1990.

Fundada en Cuba en 1875 por Inocencio Alvarez y José “Manin” García, la marca Romeo y Julieta no prosperaría hasta que fuera asumida por Rodríguez, Argüelles y Cia. Uno de los principales, José Rodríguez Fernández, fue impulsado especialmente a expandir la marca. Conocido como Don Pepin, la promovió agresivamente a nivel internacional. En 1910, la fábrica producía más de 20 millones de cigarros al año, la mayoría de los cuales iban a los Estados Unidos e Inglaterra.

Don Pepin nunca vio la Revolución de Castro ni la nacionalización de sus marcas. Su hijo, por otro lado, experimentó la peor parte de la toma de control de Castro. Despojado de su marca y compañía, Rodríguez huyó a los Estados Unidos donde conoció a Wally Frank, dueño del distribuidor de cigarros Hollco Rohr Inc.

“El Sr. Frank conservaba la marca registrada Romeo en los Estados Unidos para el Sr. Rodríguez haciendo algunos RyJ en nuestra fábrica de fabricación de máquinas de Kingston, Nueva York y vendiéndolos en el comercio interestatal “, dice Brad Weinfeld, vicepresidente de Hollco Rohr en la década de 1970. Cada año, Frank ofrecía comprar la marca registrada de Romeo, pero, como muchos de los exiliados cubanos, Rodríguez creía que Cuba volvería a abrir pronto, por lo que todos los años declinaba.

“Cuando Rodríguez falleció en 1976, el Sr. Frank viajó a España para reunirse con su viuda y comprar las cinco marcas comerciales. Romeo y Julieta, San Luis Rey, Juan López, Gispert y Quintero “, dice Weinfeld.

En 1978, Manuel “Manolo” Quesada comenzó a fabricar el primer Romeo y Julieta no cubano hecho a mano en su fábrica MATASA en la República Dominicana (algunos fueron fabricados previamente con máquina para el comercio interestatal para mantener viva la marca estadounidense). La mezcla era típica de la envoltura de Camerún en el tiempo con relleno dominicano. Quesada produjo Romeos en pequeñas cantidades hasta que Hollco Rohr fue adquirido por el gigante tabacalero Tabacalera S.A., en 1997. Dos años más tarde, Tabacalera se fusionó con SEITA para formar la mega-cigarrera Altadis. La producción de Romeo y Julieta fue quitada de MATASA y trasladada a Tabacalera de García, la fábrica de puros masiva de Altadis en La Romana, República Dominicana. Ahora viene en una miríada de variedades (hechas tanto en Nicaragua como en la República Dominicana) y hoy es la marca premium más vendida para Altadis.

Hoyo de Monterrey

Hoyo de Monterrey fue nombrado después de un hoyo, un hoyo muy especial. El Hoyo de Monterrey -o la Cuenca de Monterrey, si quiere una traducción más romántica- se refiere a una fértil plantación comprada por el productor de tabaco José Gener en 1860. Situada a orillas de un río en la región de Vuelta Abajo de Cuba, periódicamente se inundaba y recolectaba arena y materia vegetal, que conformaban un suelo fino y sedoso y tabaco notable. En 1865, Gener registró la marca Hoyo de Monterrey. Se dice que los cigarros de la marca contienen tabaco de ese lote mágico.

Gener murió en 1900 y el negocio fue asumido por su hija. En 1931, vendió las marcas Hoyo y La Escepción a Fernández, Palicio y Cia., Una sociedad entre Ramón Fernández y Fernando Palicio. (No está claro si compraron la finca Hoyo de Monterrey o si tuvieron acceso a su tabaco).

Después de la Revolución, Palicio se encontró en Tampa, Florida, donde vendió la marca Hoyo a Daniel Blumenthal, presidente de Villazon & Co. En 1965, Frank Llaneza producía Hoyos en Honduras en la fábrica de Villazón.

“Hasta ese momento, [Palicio] no había querido vender Hoyo de Monterrey porque todos los días pensaba que regresarían a Cuba mañana”, dijo Blumenthal en una entrevista con Cigar Aficionado antes de su muerte. “Pero él me llamó y bajé a verlo a Hialeah, donde hicimos un trato con Hoyo y Punch“.

Palicio vendió sus marcas por casi $ 700,000. Los primeros lotes de Hoyos hechos en Honduras se mezclaron con tabaco cubano. Villazón había amasado una gran cantidad de hojas cubanas antes del embargo y las mezcló con la marca Hoyo hasta la década de 1970, cuando las existencias cubanas finalmente se agotaron. No podía publicitar legalmente el origen del tabaco en las cajas ni en ningún otro lado, pero la mezcla hablaba por sí misma y la marca despegó casi de inmediato.

En 1997, General Cigar Co. compró Villazón por $ 81.4 millones y con ella, la marca Hoyo de Monterrey. Hoy, la marca aún es propiedad de General y se ofrece en muchas variedades, la mayoría de las cuales se fabrican en Honduras.

Partagás

Marcas de Habanos y Puros

Un Partagás cubano (arriba) junto a uno de la versión no cubana (abajo) fabricado en Rep. Dominicana.

Una vez que la joya de la corona del comercio de cigarros premium de La Habana se agotó, los cigarros Partagás fueron uno de los cigarrillos más buscados para salir de Cuba y tal vez el más apreciado. Partagás & Co. fue fundada en 1845 por Jaime Partagás, un español que una vez fue apodado como el “gran maestro del dulce de tabaco”.

Después de 50 años de operación, la compañía había acumulado más medallas de distinción de exposiciones en todo el mundo que cualquier otra marca de cigarros en ese momento. Lo que hizo única a la compañía fue su bloqueo en algunos de los suelos más valiosos de la región de Vuelta Abajo en Cuba. Partagás era dueño de las plantaciones -cerca de 30,000 acres- y pudo abastecer a su fábrica con una fuente casi ilimitada de hojas de primera calidad.

En la década de 1860, Jaime Partagás fue asesinado a tiros en uno de sus propios campos de tabaco. Treinta y dos años después, la familia vendió la fábrica al banquero José A. Bances, quien luego la vendió a Ramón Cifuentes y José Fernández de Cifuentes, Fernández & Co.

El 15 de septiembre de 1960, soldados cubanos irrumpieron en la fábrica bajo las órdenes de Fidel Castro. Cifuentes describió los eventos de ese día a Marvin R. Shanken, editor y editor de Cigar Aficionado, en una entrevista de 1991.

“Se hicieron cargo de la fábrica. Entraron y dijeron que estamos aquí para [hacerse cargo] de la compañía. Y no me permitieron sacar nada de allí “, dijo Cifuentes. La marca titánica de Partagás fue nacionalizada, junto con sus preciosas plantaciones. En un extraño giro, el gobierno le hizo una oferta a Cifuentes. Le pidieron que se quedara en Cuba y administrara todas las fábricas de Cuba. “Me pidieron que me quedara”, dijo en 1991. “Dije que no”. Salió de La Habana rumbo a Estados Unidos unos días después.

En lugar de trabajar para Castro, Cifuentes consiguió un trabajo para Edgar Cullman Sr., presidente de Culbro Corp., en ese momento la empresa matriz de General Cigar Co.. Durante 10 años, Cullman ofreció comprar la marca Partagás, pero Cifuentes cuidó al mismo sueño de muchos cubanos desplazados: que pronto regresaría a su patria, repatriado y listo para reanudar sus negocios.

Una vez que Cifuentes aceptó la realidad, cedió. En 1975, la familia Cifuentes llegó a un acuerdo con General y los Estados Unidos vieron sus primeros cigarros Partagas no cubanos en 1977.

“Escuché dos historias diferentes sobre el contrato”, dijo Benji Menéndez, quien hizo algunos Montecristo y H. Upmann para su padre, Alonso, en Cuba antes de expatriarse a los Estados Unidos. “Una versión dijo que Cifuentes obtuvo una cierta cantidad de dinero para la producción y también en la venta de cada cigarro como una regalía. La otra versión dijo que fue una compra directa. No estoy seguro de cuál fue la verdad, pero General lo posee ahora. “Resultó que ambos eran verdad. Inicialmente, no fue una compra directa y se pagó una regalía, pero después de un período de tiempo, General compró Cifuentes.

De cualquier manera, ¿quién mejor para hacer el nuevo cigarro Partagas que el propio Ramón Cifuentes? Primero se produjeron en Jamaica bajo la supervisión de Cifuentes y más tarde en la República Dominicana con Menéndez. Juntos ayudaron a ambientar a los EE. UU. Con un nuevo tipo de Partagás, uno fabricado en la República Dominicana con envoltorios de Camerún y rellenos dominicanos. (A diferencia de la versión cubana, la Partagas no cubana no tiene un acento en su marca.) Partagas sigue siendo una marca importante para General de hoy, y junto con el estilo original que lleva una envoltura de Camerún, hay muchas otras variedades más nuevas.

Punch

Los hechos detrás de la marca Punch son un poco nebulosos. Fue registrado en 1840 por alguien llamado Stockman y nombrado después de los tradicionales espectáculos de marionetas de Punch y Judy. La propiedad cambió varias veces antes de 1884 cuando Punch era propiedad de Manuel López Fernández. (El nombre de Manuel López apareció en las etiquetas de Punch durante bastante tiempo, incluso después de la revolución.) Después de que la bolsa de valores se estrelló en 1929, Punch fue adquirida por Fernández, Palicio y Cía., Fabricantes de Hoyo de Monterrey y La Escepción.

Con el tiempo, los cigarros Punch obtuvieron una gran base de clientes en Inglaterra en función del apetito del país por los cigarros cubanos y la apreciación cultural del personaje de marionetas Punch. Sucumbiendo a lo inevitable, Fernando Palicio huyó a los Estados Unidos después de la nacionalización masiva de Cuba, trayendo consigo los derechos de EE.UU. a la marca registrada Punch. A regañadientes vendió la marca Punch (junto con Hoyo de Monterrey, ver arriba) a Llaneza y Blumenthal de Villazón, quienes registraron la marca Punch en 1965.

Al igual que Hoyo de Monterrey, los Punch se fabricaron brevemente en Tampa antes de que la producción se trasladara a Honduras. Los cigarros fueron hechos originalmente con tabaco cubano y hondureño. La hoja cubana fue gradualmente eliminada en el transcurso de unos años, pero Punch ganó seguidores en Estados Unidos entre los fanáticos de cigarros más fuertes. En 1997, General Cigar adquirió Villazon, y con ella, la marca Punch. Actualmente, General fabrica la mayoría de sus cigarros Punch en Honduras.

La Gloria Cubana

Primero registrada en 1885, la marca La Gloria Cubana tuvo poco reconocimiento antes de 1905 cuando José F. Rocha & Co. lo compró. Rocha también era dueño de la marca Bolivar. En 1954, después de la muerte de José Rocha, su familia vendió La Gloria y Bolívar a la familia Cifuentes y la producción se trasladó a la fábrica de Partagás bajo la supervisión de Ramón Cifuentes. Su operación se detuvo el 15 de septiembre de 1960, cuando los soldados de Castro entraron en la fábrica y se apoderaron de la empresa, así como de sus bienes.

A la sombra de Partagás e incluso Bolívar, era la pequeña marca La Gloria Cubana. Según Ernesto Pérez-Carrillo, su padre compró los derechos de La Gloria en Cuba cuando era dueño de la fábrica El Credito (que compró en 1948), aunque nunca produjo cigarros de la marca La Gloria Cubana hasta que llegó a los Estados Unidos.

En la década de 1960, el padre de Pérez-Carrillo reabrió la fábrica de El Credito en Miami. Comenzó a producir La Glorias de forma muy limitada en 1974. “No fue sino hasta la década de 1980 cuando comencé a utilizar todo el arte cubano original para ayudar a comercializar los cigarros”, dice Pérez-Carrillo sobre la marca que su padre trajo a Estados Unidos. Los cigarros boutique hechos en Miami ganaron seguidores locales al principio, pero una alta calificación por su “onda” en Cigar Aficionado, le dio a La Gloria Cubana su impulso a la fama nacional. Para satisfacer la demanda, Pérez-Carrillo trasladó la producción a la República Dominicana en 1996. El crecimiento de la marca llamó la atención de General Cigar, que compró La Gloria en 1999. Hoy en día, los cigarros se hacen en la fábrica General Cigar Dominicana y tienen una gran lealtad en los seguidores de los Estados Unidos.

Bolivar

Fundado por José Fernández Rocha a principios del siglo XX, los Bolivar fueron producidos y vendidos bajo su compañía J.F. Rocha y Cia. Los comerciantes de tabaco británicos Walters & Co. financiaron la fábrica y también distribuyeron la marca en Inglaterra. Esto explica que Inglaterra y Europa sean su principal mercado. En 1920, Bolivar hizo incursiones en los Estados Unidos gracias al distribuidor A. J. Billin & Co., aunque no se sabe mucho acerca de esta empresa.

Un retrato del revolucionario Simón Bolivar apareció en la caja, pero las bandas eran mucho más discretas, mostrando una cresta dorada. Eso cambió después de la muerte de Rocha. En 1954, su familia vendió la marca a Cifuentes y Cia, conocida por su fuerte marca Partagás. No ajeno a la producción de cigarros potentes, Cifuentes produjo algunos bolívares con cuerpo en su fábrica de Partagás. Al mismo tiempo, las bandas se cambiaron de una cresta genérica para incluir el retrato de Bolívar.

Los Bolivar gozaban de una popularidad constante en los años previos a la Revolución. Cuando Ramón Cifuentes llegó a los EE. UU., trabajó para General Cigar y finalmente vendió la marca Bolívar a General, que la registró en 1983. A mediados de los 90, General estaba fabricando suficientes Bolivar para mantener viva la marca, pero no lo suficiente para producción comercial completa. Luego, a fines de los años 90, hizo un Bolívar en la República Dominicana, seguido de una versión más fuerte en Honduras. Para 2005, General creó una nueva marca central de Bolívar, combinada para ser poderosa y terrenal. A pesar de la rica historia de la marca, Bolívar se quedó rezagado en el mercado de EE. UU. En 2015, se anunció que Bolívar se plegaría en su subsidiaria, ahora difunta, llamada Foundry Tobacco Co. Bolívar se reestructuró, se volvió a empacar y se renovó. General todavía posee la marca registrada.

Cohiba

Ninguna marca de cigarros en el mundo tiene tanta fanfarria, controversia o misticismo como Cohiba. El cigarro fue creado en Cuba en 1966 por Fidel Castro, que gobernaba Cuba en ese momento. Diplomáticos y dignatarios con buenas intenciones de Castro recibieron uno, tal vez una caja completa, como un regalo. Cohiba venía en un tamaño, un lancero largo y delgado. Las fotos antiguas de Castro a menudo lo muestran pontificando con un cigarro largo y esbelto en la boca. Lo más probable es que fuera un Cohiba.

Después de que el puro se volviera mítico, Castro decidió compartir Cohiba con el resto del mundo. Salieron a la venta en 1982, en España, y las ventas pronto se expandieron a nivel mundial.

Mientras que la banda original de Cohiba era aburrida y marrón, rápidamente se transformó en una de las bandas de cigarros más reconocibles del mundo, con una marca inconfundible: amarillo y negro, una grilla de puntos blancos, letras en negrita, una cabeza de indio Taino. Con el tiempo, la etiqueta ha evolucionado y ahora está llena de relieves de oro y elementos holográficos destinados a frustrar a los falsificadores.

La historia detrás de la contraparte estadounidense fabricada por Cohiba difiere del resto de las marcas paralelas. A diferencia de la mayoría de las marcas populares cubanas, Cohiba fue creada después de la Revolución por el gobierno de Castro, por lo que nunca fue confiscada por nadie. Los expatriados descontentos pueden haber intentado reproducir sus propias etiquetas familiares para el mercado de EE. UU., pero dejaron a Cohiba solo. Cohiba no era representativo de su herencia tabacalera, era un símbolo del nuevo régimen. En los EE. UU. no pertenecía a nadie.

General Cigar presentó una solicitud ante la oficina de Patentes y Marcas de los Estados Unidos en 1978 para la marca Cohiba. Se registró oficialmente en 1981 y General comenzó a vender Cohiba de fabricación dominicana en los EE. UU. en 1994. En 1997, General creó lo que se conoce como el “punto rojo” Cohiba, con un logotipo con un punto rojo en el agujero de “O”. “Una apariencia bastante diferente del cigarro de Cuba. General no le compró la marca a nadie y sintió que no era necesario. El gobierno cubano estaba indignado.

En respuesta, Cuba demandó por infracción de marcas en enero de 1997. El caso se conoce oficialmente como Empresa Cubana del Tabaco v. Culbro Corp., y Cohiba ha estado en litigio desde entonces. Durante 20 años, la demanda ha ido y venido en un tira y afloja legal con ganancias y pérdidas para ambas partes, sin mencionar los millones de dólares gastados en honorarios legales.

Actualmente, el caso está relacionado con la Junta de Apelaciones y Prueba de Marcas (TTAB), que todavía no la ha vuelto a escuchar. Cuba todavía busca detener la venta de Cohibas en los Estados Unidos y exige una restitución financiera. General afirma que el embargo impide al gobierno cubano cualquier derecho de marca en los Estados Unidos.

Mientras tanto, más de media docena de versiones de Cohiba son hechas por General Cigar para los Estados Unidos, y Cuba continúa presentando nuevas variedades, incluida una versión del 50 aniversario creada en 2016. El caso de Cohiba v. Cohiba sigue sin resolverse, sin que ninguna de las partes retroceda.

Trinidad

Al igual que Cohiba, los cigarros Trinidad no estaban disponibles comercialmente cuando se crearon en la década de 1960. Estaban reservados solo para ser usados como obsequios diplomáticos para los dignatarios visitantes. Las cajas de estos cigarros han ido por precios caros en una subasta.

Los primeros trusts comerciales se vendieron en 1997, y comenzaron como un solo tamaño llamado Fundadores. A principios de la década de 2000, Cuba amplió la línea de Trinidad, agregando tres tamaños más. La marca era pequeña, pero la mística y el encanto eran innegables.

Y tampoco parecía tener ningún bagaje político. Cuba siempre mantuvo que Trinidad era una marca posrevolucionaria y, por lo tanto, no tenía lazos comerciales persistentes con el pasado ni ninguna posición legal para ser comercializada en los Estados Unidos. No todos estuvieron de acuerdo. Diego Trinidad Jr. ciertamente no lo hizo. Afirmó que su familia hizo negocios bajo el nombre de Trinidad mucho antes de que Castro llegara al poder.

Trinidad y Hermanos fue fundada por Diego Trinidad en 1905 como una compañía de tabaco. Diego Trinidad Jr. se hizo cargo de la empresa familiar en 1920, incorporándose en 1958 y retitulándola TTT Trinidad. El negocio fue confiscado unos años después.

Privados de derechos por la Revolución, la familia Trinidad se trasladó a los Estados Unidos e inició Trinidad Tobacco Trading Corp. Los Trinidad buscaban a alguien para producir sus cigarros y, en 1968, encontraron a alguien en Tampa, el Fuentes. La fábrica de Arturo Fuente hizo una línea de cigarros Trinidad para la familia Trinidad desde su fábrica de Tampa y lo hizo hasta fines de la década de 1970. La producción cesó después de que Fuentes se fuera de Tampa, pero en 1997, Fuente comenzó a hacer los Trinidad nuevamente, esta vez en la República Dominicana.

Los Trinidad no cubanos llegaron en dos tamaños, Corona y Robusto, y se hicieron con una envoltura de Camerún. El resto del tabaco era dominicano.

Una batalla legal se produjo cuando la familia Trinidad impugnó la propiedad del cubano de la marca registrada de los Estados Unidos. Según la Oficina de Patentes y Marcas, la marca estadounidense de “TTT Trinidad La Habana, Cuba”, emitida a Empresa Cubana en 1996, estaba basada en la misma marca cubana registrada en 1958 por Trinidad y Hermano y fue transferida al gobierno cubano después la Revolución. Esto le dio a la familia Trinidad un argumento legal y una oportunidad de luchar.

“Nuestros cigarros están en el mercado con la réplica exacta de todo lo que [la versión cubana] tiene, que fue nuestra para empezar”, dijo Trinidad Jr. en 1997. “Veamos qué hacen al respecto”.

En 2001, la familia Trinidad ganó el caso de la marca y se le otorgó el derecho de vender cigarros Trinidad en los Estados Unidos.

En 2002, una línea completa de Trinidad llegó al mercado de EE. UU., Pero Fuentes no las había fabricado. Ese mismo año, Altadis U.S.A., compró la marca a la familia Trinidad y posteriormente produjo Trinidad en la República Dominicana. Altadis U.S.A. sigue siendo el titular actual de la marca de los EE. UU. para cigarros Trinidad.


Naturalmente, toda la narración y existencia de marcas paralelas lleva a una pregunta: ¿qué sucede cuando termina el embargo? ¿Las versiones cubanas y no cubanas de Montecristo compartirán espacio en los estantes? Ahora que las marcas paralelas están profundamente arraigadas en el mercado de los EE. UU., la noción de reintroducir a los cubanos plantea nuevos acertijos legales de propiedad y derechos de distribución, sin mencionar el derecho de la competencia.

Las batallas legales son probables. Entonces son largas negociaciones. En cuanto al futuro de las marcas paralelas, todo lo que uno puede hacer es especular.

Publicado en Caracteristicas de los Puros, Cuba, Habanos Etiquetas:

abril 17th, 2017 por Gus

La escena de los bares en La Habana es muy variada.

Hay lugares venerables, impregnados de historia o asociados con figuras literarias importantes, como el favorito de Hemingway, El Floridita. La mayoría de estos son de propiedad estatal y grandes destinos para los visitantes extranjeros. También hay un número creciente de nuevos bares privados, muchos con una sensación de inconformista definitiva y una gran clientela cubana.

Y están también las grandes discotecas de antaño, clásicos actualizados como Tropicana y Salón Rojo del Capri que deslumbran con su música y baile.

Una constante a través de estas atmósferas diferentes son las bebidas grandes, particularmente (pero no apenas) los cócteles basados en ron que aprovechan la abundancia de Cuba de frutas tropicales. En bares estatales y privados, una nueva generación de grandes mixólogos están desarrollando sorprendentes cócteles crujientes, naturales y equilibrados de todos los matices que ponen en vergüenza los brebajes brillantes de día, que se han vuelto demasiado comunes en Estados Unidos y Europa.

Desde la perspectiva de un visitante, la mayoría de los bares son buenos valores, muchos con excelentes cócteles en el rango de $ 3 a $ 5 CUC.

daiquiri

Las barras son también un gran lugar para probar los rones más viejos de Cuba aseados, y algunos lugares (por ejemplo, Sloppy Joe’s) tienen una gran selección de botellas para la venta al por menor. Éstas comienzan barato, pero pueden conseguir muy costosos para los embotellados limitados o las reservas extremadamente viejas.

Los abrevaderos de La Habana son un importante vínculo histórico entre los Estados Unidos y Cuba. Ellos florecieron durante los años de Prohibición de Estados Unidos, cuando el turismo aumentó, impulsado por los estadounidenses que buscan el respiro de la política restrictiva de alcohol de su gobierno.

Esta fue una época dorada para los cantineros cubanos, que se convirtieron en algunos de los mejores del mundo. Figuras legendarias como Constante Ribalaigua comenzaron a cuidar el bar en El Floridita (fundado bajo otro nombre en 1817) en 1914, y en 1918 era dueño del lugar. Algunos días él personalmente mezcló más de 1.000 cócteles, y el bar se convirtió en una academia informal para camareros altamente entrenados.

Hay algo en común en todos en los bares de La Habana, grandes lugares para descansar o socializar. O, con un zumbido inducido por la ginebra, deje que las fotos de la sepia en los lugares antiguos le conduzcan de nuevo en el tiempo hasta que usted piensa que usted ve Juan dos Pasos o Graham Greene que levanta sus codos abajo en el extremo de la barra.

Aquí están los 10 mejores bares en La Habana que no debe perderse. En notas posteriores iremos hablando más en detalle de cada uno de ellos:

El Cocinero

O’Reilly 304

El Floridita

La Bodeguita del Medio

Sloppy Joe’s Bar

Sia-Kara

King Bar

Madrigal

Corner Café

Publicado en Cuba, Destinos Etiquetas: ,

abril 5th, 2017 por Gus

La fusión del concepto de añejamiento del tabaco, con un mejoramiento del mismo, junto con la observación de una práctica comercial tradicional y acertada en la cultura vinícola, fue lo que originó los conceptos de Reserva y Gran Reserva en el mundo del Habano.

La materia empleada en la elaboración de un Habano, siempre tiene un añejamiento posterior a la segunda fermentación del entorno de un año de duración. Si bien es cierto, que en muchos casos la materia prima añeja por períodos superiores, entre otros motivos, debido a las reservas de rama que la industria tabacalera cubana mantiene para asegurar una producción constante y de alta calidad como es la que requiere un buen habano.

Además de ello, los grandes expertos en la rama de tabaco negro cubano conocen que determinados tipos de tabaco tienen un potencial de añejamiento superior que confiere a sus hojas unas mejores características organolépticas en la fumada.

Este conocimiento, unido a la tradición del mundo del vino por el añejamiento de los caldos en distintos períodos de tiempo y que fueron denominados en la cultura vitivinícola como Reserva y Gran Reserva, fue lo que impulsó a Tabacuba y Habanos S.A. a explorar dicho concepto en el Habano.

Montecristo No. 2 Gran Reserva Cosecha 2005

Las primeras fumadas

 

Así, en Diciembre de 2002 la primera Reserva de Habanos, con tabacos añejados por tres años procedentes de la cosecha 98/99, fueron lanzados al mercado en el Cohiba Reserva 99-2002, en una selección de cinco vitolas de Cohiba de distintos formatos elaborados con tabacos con tres años de añejamiento. Como continuación de este proyecto, pero con el añadido cualitativo de un añejamiento de cinco años, en 2009 vio la luz el Cohiba Siglo VI Gran Reserva, donde los tabacos fueron torcidos con materia prima de la campaña tabacalera del 2002/03. Así, ambos conceptos fueron introducidos por vez primera en Habanos de la mano de su marca más innovadora: Cohiba.

El añejamiento de la materia prima en rama y en los tercios de tabaco, produce un afinamiento muy sutil y lento de las características organolépticas más destacadas en la fumada del Habano. Las pequeñas notas picantes que se encuentran en los Habanos tienden a desparecer, como consecuencia de la reducción de las pequeñas tramas de amoniaco que permanecen en el tabaco fermentado. El tabaco tiende a tener un sabor algo más dulzón, y el aroma del humo es algo menos penetrante pero manteniendo las puntas aromáticas propias del humo de un habano. Y como regla general, la fortaleza tiende a disminuir puesto que las hojas van muy lentamente perdiendo los contenidos que le imprimen esta característica al tabaco negro cubano.

Cohiba Seleccion Reserva

Hoja a hoja…luego el milagro

 

La selección de las hojas destinadas a un añejamiento cinco años es el punto de partida clave en la elaboración de un tabaco Gran Reserva, pues es un aspecto conocido en la agricultura tabacalera cubana que no todas las hojas de tabaco tienen potencial de añejamiento superior al año natural de añejamiento que es norma generalizada en un habano. Como se dice en Vuelta Abajo, hay materia prima que “se lava” con el añejamiento, expresión con la que se define la pérdida de contenidos de la hoja que imprimen el carácter al tabaco negro cubano. Hay hojas de tabaco que ya en el proceso de la primera fermentación (en la propia escogida de tabaco que viene a continuación de la curación) se destacan por sus altos niveles de contenidos, grasa y propiedades que les permitirán un mejoramiento cualitativo con el añejamiento de la rama, mientras que otras hojas se destacan como inapropiadas para dicho proceso, pues en el mismo se perderían sus contenidos quedando como hojas con gran combustibilidad y nulo sabor o aroma.

La propiedad de una hoja para aceptar mayor o menor fermentación viene condicionada por el proceso agrícola (que la planta de tabaco haya tenido un desarrollo óptimo sin ningún estrés de nutrientes o hídrico, un desbotonado a tiempo, etc.) y por unas óptimas condiciones en el proceso de curación. Además, los contenidos y la estructura del suelo determinan que haya hojas con mayor potencial de añejamiento que otras.

Por todo ello, el conocimiento de la materia prima y de su “historial” agrícola y de curación es clave en la selección de los tabacos que se destinan al añejamiento propio de la Gran Reserva.

Posteriormente, el proceso de ligada y pruebas de cata de las distintas ligadas seleccionadas para una Gran reserva es otro momento clave, pues como la fortaleza y los matices organolépticos se ven afinados en el añejamiento, la ligada que se realizaría para un tabaco estándar en una Marca como H. Upmann (en la que en este Festival presentamos el Sir Winston Gran Reserva) debe sufrir ligeras modificaciones cuando la ligada se hace con tabacos con 5 años de añejamiento, si queremos mantener el carácter propio de la Marca.

Por tanto, concluiría diciendo que para elaborar un Gran Reserva, además de una materia prima de óptima calidad en el momento que vaya a comenzar el añejamiento, es necesario disponer de grandes conocedores de la materia prima tabacalera cubana y de expertos ligadores que creen una ligada fiel a la marca con unos tabacos mucho más refinados.H-Upmann Sir Winston Gran Reserva

Satisfacer con excelencia

Hasta este año, Habanos ha lanzado cuatro productos con el concepto Gran Reserva: el pionero fue el ya mencionado Cohiba Siglo VI Gran Reserva 2003 (lanzado en 2009 con tabaco de la campaña 2003); el Montecristo Nº 2 Gran Reserva 2005; el Partagás Lusitanias Gran Reserva 2007 y el Romeo y Julieta Wide Churchills Gran Reserva 2009. En este 2017 verá la luz, y será presentado en este Festival del Habano, el H. Upmann Sir Winston Gran Reserva 2011.

Como podrá observar, todas las referencias en las que se ha introducido el concepto tienen su existencia en el portafolio estándar de Habanos, permitiendo también a los consumidores una comparación cualitativa de un Habano normal frente a una Gran Reserva.

No cabe duda que un tabaco tan refinado, y en el que desde el momento de la selección de la materia prima para añejar 5 años, se ha mantenido un exquisito  cuidado en todo el largo proceso de añejamiento y posterior torcido, ofrece unas características de fumada que los hacen únicos y que han tenido una gran aceptación por los más expertos conocedores del habano. Un proceso tan delicado solo puede llevarse a cabo con unas cantidades limitadas, y esta limitación, unido al largo proceso de elaboración tiene como consecuencia que un Gran Reserva se posicione al menos un 100% por encima del precio que supondría el mismo habano en su producción estándar, si bien en algunos casos puede llegar a tener un valor hasta 3 y 4 veces superior al mismo producto estándar.

Como es lógico en un producto tan cuidado, la presentación del mismo y su posicionamiento en imagen tienen una gran diferenciación frente al mismo producto en su producción estándar, y por ello tiene unos atributos como un envase de lujo, doble anilla, vitolina con la explicación del concepto y todos los envases están numerados del 1 al 5.000. Siendo una producción total de 75.000 Uds., el aporte de la Gran Reserva al total de ventas de Habanos no tiene gran significancia en términos de volumen, ya que con este concepto buscamos más satisfacer a los consumidores más exigentes en el mundo del Habano además de crear una imagen de nuestro producto como el más exquisito y refinado que se puede encontrar en la producción mundial de cigarros Premium.

La vuelta al mundo

En general se trata que un concepto tan exquisito como la Gran Reserva llegue, aunque sea en una mínima cantidad, a todos los mercados donde se comercializa el Habano, puesto que en cualquier mercado podemos encontrar, y de hecho encontramos, grandes conocedores y aficionados a nuestro producto. No obstante, es lógico que aquellos mercados maduros y donde existe una gran cultura del Habano unido a los mercados emergentes más potentes donde en pocos años se ha creado igualmente una buena cultura asociada a nuestro producto, son los que con mayor expectación esperan cada dos años la Gran Reserva de Habanos, y destacaría mercados como el español, francés, inglés, alemán o suizo entre el primer grupo, unido a otros emergentes como son los Emiratos, Líbano, Hong-Kong donde mayor expectación hay por este tipo de producto.

habanos edicion regional para el libano

Publicado en Cuba, Estilo de Vida, Habanos Etiquetas: , , ,

marzo 8th, 2017 por Gus

Aguardar por lo novedoso nunca es una espera en vano, supone una inversión, una garantía, las puertas a lo diferente. Por eso Habanos, S.A. presenta en el XIX Festival del Habano las Ediciones Limitadas de 2017: Cohiba Talismán, Partagás Series No.1 y Punch Regios de Punch, tres joyas concebidas para los más avezados expertos y amantes de los mejores puros Premium del mundo.

cohiba talisman edicion limitada 2017

Las Ediciones Limitadas de Habanos son muy apreciadas y esperadas todos los años por los aficionados. Se caracterizan porque sus vitolas no están en la gama regular del portafolio de la marca y se distinguen por una cuidadosa selección de todas sus hojas -capa, tripa y capote-, las cuales han sido añejadas durante un período no menor a dos años.

Todos los Habanos que conforman las Ediciones Limitadas se elaboran ¨Totalmente a Mano con Tripa Larga¨ y hojas seleccionadas procedentes de la zona de Vuelta Abajo, en la región de Pinar del Río, Cuba, en cantidades muy reducidas como es habitual, y por expertos torcedores cubanos, esmerados en satisfacer las expectativas de los más exigentes amantes del Habano.

La capa que viste estos Habanos, procedente de los pisos foliares superiores de la planta de Tabaco Tapado, es otra de las características que las identifican, pues en ocasiones tiende a ser algo más oscura que la capa de las vitolas de la gama regular de la marca.

habanos 2017

Cohiba Talismán (cepo 54 x 154 mm de largo). Vitola inédita en el portafolio de Habanos. Se trata de un Habano de calibre grueso, en línea con los últimos lanzamientos de la marca. De fortaleza media a fuerte, la habitual fermentación adicional de Cohiba, sumada a los dos años de añejamiento de sus hojas, le confiere un carácter complejo y muy aromático. Esta edición limitada se presenta en estuche especial de 10 unidades.

Partagás Series No.1 (cepo 52 x 138 mm de largo). Con Series No.1 se lanza por primera vez la vitola de galera “Noblezas”, totalmente inédita en el portafolio de Habanos. Con este Habano, en el reconocible territorio de sabor fuerte de la marca, el aficionado podrá disfrutar de la riqueza e intensidad de la marca en un formato totalmente novedoso. La presentación es cajón corriente de 25 unidades.

Punch Regios de Punch(cepo 48 x 120 mm de largo). Esta vitola (“Hermoso Especial”), también novedosa dentro del vitolario de Habanos, completa el tradicional portfolio de Punch con una nueva referencia de calibre grueso y poca longitud. De fortaleza media, Regios de Punch se presenta en cajón de corredera de 25 unidades.

 

Marca: Cohiba

Vitola de Salida: Talismán

Vitola de Galera: Cañonazo Doble

Medidas: 54 x 154 mm de largo

PresentaciónSLB (Slide Lid Box) de 10 unidades

Cohiba Talisman Edicion Limitada 2017

 

MarcaPartagás  

Vitola de SalidaSeries No.1

Vitola de Galera: Noblezas

Medidas52 x 138 mm de largo

PresentaciónSLB (Slide Lid Box) de 25 unidades

Partagas Series No.1 Edicion Limitada 2017

 

Marca: Punch  

Vitola de Salida: Regios de Punch

Vitola de Galera: Hermoso Especial

Medidas: 48 x 120 mm de largo

Presentación: SLB (Slide Lid Box) de 25 unidades

Punch Regios de Punch Edicion Limitada 2017

Publicado en Cuba, Habanos Etiquetas: , ,

febrero 28th, 2017 por Gus

A través del tiempo se establecieron en el mundo de la restauración cuatro normas primordiales para el servicio y la correcta atención a los clientes: recibimiento o bienvenida del cliente, conducción a la mesa, acomodo y entrega de la carta menú, y despedida después de la sobremesa.

Hoy cobra mucha importancia para completar un servicio de excelencia el momento de la sobremesa y la despedida de nuestros clientes, con el objetivo de que regresen y recomienden nuestra casa como sitio de preferencia y servicio gourmet.

cafe y habanos

El café es un producto clave en este concepto, instante en que cobra especial importancia como infusión de preferencia mundial desde tiempos remotos.  Cientos de millones de personas lo consumen como brebaje mágico que combate la fatiga y estimula el cuerpo y la mente.

Cálido y aromático, el café se ha convertido en compañero inseparable cada día y, más allá, en el detalle de las sobremesas. Kaffe, coffee, caffé, coffea, kofe, kapa…en muchas lenguas del mundo recibe similar denominación.

De las más de cien especies conocidas de café, la más demandada y mejor cotizada de acuerdo a su calidad es la variedad de grano árabica, cultivada y procesada en Centroamérica, América del Sur, Caribe, África y Asia, mayoritariamente; siendo Colombia, Brasil, Costa Rica, Jamaica, México, Etiopía e Indonesia algunos de sus principales productores. Otra importante variedad es la robusta, originaria de África, preferible según los gustos de cada consumidor, pero mucho más fuerte y más ácida, usualmente usada para la fabricación de café soluble o instantáneo y mezclas.

Taza-de-cafe-humeante-junto-a-un-saco-de-granos-de-cafe

El café llega a Cuba a través de los franceses, con sus primeras plantaciones en la región de Wajay, en La Habana, para después extenderse por todo el territorio nacional. Y es precisamente con la llegada a esta Isla, tierra del mejor tabaco del mundo, que comienzan a proliferar y convertirse en moda los maridajes con los Habanos. Café y tabaco. Uno traído y otro encontrado por nuestros aborígenes y, al parecer, hechos el uno para el otro.

Dentro de las producciones de Cuba destaca el Cohiba Atmosphere, 100 por ciento arábica y top Premium cofee, proveniente de El Nicho, Reserva Natural de la Biosfera enclavado en el macizo montañoso de Guamuhaya, al centro de la Isla. Cohiba CoffeeEmpasta de maravilla con un Habano de territorio de sabor fuerte, de carácter y prestancia, por ello recomiendo maridarlo con un Cohiba, específicamente con el Behike 52, el más pequeño de la exclusiva línea BHK, un puro de humo muy intenso, magnífica fuerza, equilibrado, especiado, con deliciosas notas de pimienta.

cafe y cohiba

También puede combinarse con un chocolate, pues su amargor se imbrica a la perfección con el sabor que deja el café en el retrogusto, rematado con una bocanada de este maravilloso Habano, que elevaría su expresión, además, si incorporamos en la propuesta un trago de ron Havana Club Máximo. De esta forma nos acercamos a las combinaciones más arriesgadas y actuales, que proponen la incorporación de cuatro elementos para complementar una sobremesa de lujo.

El café Montecristo es otra de las marcas gourmet de Cuba. A más de mil metros sobre el nivel del mar, en el corazón de la legendaria Sierra Maestra, existe un mítico lugar de nombre Alto la Meseta. Montecristo CoffeeDe ahí sale el famoso Montecristo Deleggend, perfecto para degustar junto a un Habano Perla No. 5, de Montecristo, aunque también va de maravillas con un puro de fortaleza suave a media, como el H. Upmann.

Montecristo Master Serie Open

Los cafés Serrano Selecto y Turquino Montañés, deliciosos, amargos, con notas de cacao, acidez controlada y 100 por ciento grano arábica, son los aromáticos perfectos para combinar con Quai d’Orsay, un Habano de exquisito bouquet, fortaleza suave, con notas de maderas preciosas y pasteleras como la miel, la vainilla y la avellana. Sin dudas una elección de lujo para sellar la sobremesa.

Quai dOrsay Robusto Diplomatico

Publicado en Cuba, Maridajes Etiquetas: , , ,

febrero 26th, 2017 por Gus

Gracias a sus suelos, su clima, la experiencia de sus productores, campesinos y torcedores cubanos y a la variedad del tipo de tabaco cubano, los habanos son reconocidos como los mejores puros hechos a mano en el marco internacional. Dentro de esta prestigiosa posición, algunos expertos coinciden en 10 de los mejores puros Premium de todos los tiempos.

Teniendo en cuenta la celebración del Festival del Habano de este año, que conmemora el 50 aniversario de la marca Cohíba, esta lista recibe la influencia de la calidad avalada en materia de cigarros hechos a mano y pretende ofrecer un ránking con los puros más prestigiosos. De acuerdo con Caribbean News, se trata de una lista difícil de definir, ya que hay que tener diversas variables para elegir el top 10, como son la cosecha de hojas del año, la maestría y las recetas, ligadas o blend de tabacos.

Partiendo del impacto de los habanos en los mercados internacionales así como en los fumadores más exigentes, podríamos decir que los 10 mejores habanos son estos:

1. MONTECRISTO Nº4

Según los sommeliers cubanos, el Montecristo Nº 4 es el mejor habano del mundo, un petit corona elaborado con cuatro variedades distintas de hojas.

Esta marca fue fundada en los años treinta y se consideró la más selecta del país hasta que varias décadas más tarde se creó Cohíba y acaparó el prestigio.

Tiempo después Montecristo volvió a recuperar su posicionamiento internacional y entre sus productos destacan los mejores cigarros del mundo, los más vendidos y los más imitados.

El diseño de su caja es muy característico compuesto de espadas que se cruzan y una flor de lis en el medio dentro de un triángulo formado por las mismas. De esta manera la firma hace referencia al conde de Montecristo, una novela de Alejandro Dumas.

logo montecristo

montecristo numero 4

2. CHURCHILL DE ROMEO Y JULIETA

El segundo puesto en esta lista de vitolas es para el Churchill de Romeo y Julieta, un habano tipo Premium muy apreciado por el que fuera primer ministro británico durante la II Guerra Mundial, Winston Churchill, que fumaba un promedio de ocho puros al día, aunque fuera solo hasta la mitad.

La marca de habanos de Romeo y Julieta se creó en 1875, inspirada por la tragedia literaria del mismo nombre del escritor inglés William Shakespeare, tal y como publica Habanos S. A.

En los primeros años del siglo XX alcanzó renombre internacional y el citado primer ministro fue uno de sus más devotos fumadores, por lo que Romeo y Julieta no sólo añadió su nombre en las anillas de algunos habanos, sino que lanzó la más conocida de sus vitolas: Churchills.

La caja de Romeo y Julieta, que ofrece la gama más amplia de vitolas de Habanos elaboradas totalmente a mano, se caracteriza por una ilustración central de los protagonistas que le dan nombre en un balcón, rodeados de diversas medallas de oro y diplomas de honor.

romeo y julieta churchills

3. LANCERO DE COHÍBA

Competidor directo de firmas como Montecristo, Flor de Tabaco de Partagás y Hoyo de Monterrey, Cohíba celebra su 50 aniversario en la edición de este año del Festival del Habano, donde presentará nuevos lanzamientos y ediciones especiales.

Conocido por su calidad excepcional, el Cohíba se creó en 1966 y comenzó a ser leyenda cuando se convirtió en un regalo de gobierno por el presidente Fidel Castro a otros jefes de Estado, monarcas y altas personalidades. Desde entonces, sus habanos se manufacturan en la prestigiosa fábrica El Laguito, en La Habana, por lo que para algunos de sus directivos y expertos significa “el mejor tabaco del mundo en la fábrica más linda del mundo”.

Cohíba se debe al nombre que le daban los aborígenes cubanos a la aromática hoja con la que se envuelven los puros cuando llegaron los españoles a Cuba.

Además, Cohíba es la única marca de Habanos en la que 3 de los 4 tipos de hojas que se utilizan en su elaboración, seco, ligero y medio tiempo, experimentan una fermentación adicional en barriles. De ese modo se consiguen sus característicos aroma y sabor, ambos únicos en el sector del tabaco.
cohiba lanceros

4. ESPLÉNDIDO DE COHÍBA Y MONTECRISTO Nº2

Empatadas en la cuarta posición del ránking se encuentran estas dos vitolas. En el caso del Cohiba Espléndido, se trata de un puro suave con un gusto especial y muy sutil, fruto de una confección muy trabajada. Se lanzaron en 1989 y son la edición más elitista de Cohíba.

cohiba esplendidos

Del mismo modo, el Montecristo Nº 2, es un puro suave y ligeramente dulce, uno de los más prestigiosos de la cartera de Habanos S.A.

montecristo numero 2

5. PARTAGÁS 8-9-8

También perteneciente a la compañía nacional de puros Habanos S.A., Partagás es una firma fundada en 1845, por lo que es una de las más antiguas de la capital cubana.

Se caracteriza por una selección de puros de sabor fuerte en una amplia variedad de tamaños. En concreto, el nombre Partagás 8-9-8 se debe a la presentación del mismo, distribuido en filas de ocho, nueve y ocho cigarros en una caja barnizada de 25 habanos que ha cosechado un importante éxito comercial con el paso de los años.

El pasado 2014, esta vitola fue elegida puro cubano del año por la revista especializada ‘L’Amateur de Cigare’.

partagas 898

6. ROBUSTO DE COHÍBA

Algunos expertos indican que los Cohíba Robustos mezclan a la perfección sabor y potencia. El gusto de esta vitola es vagamente amargo, seco y ligeramente leñoso en el medio, un sabor que se compensa al llegar al tercio final con una extrema dulzura.

cohiba robustos

7. SERIE D Nº4 DE PARTAGÁS

Tanto el Partagás Serie D Nº 4 como el Partagás Serie D Nº 5 son dos de los puros más conocidos de la marca cubana. El Nº 4 se ha ganado una posición en este ránking debido a su justo formato y a su fuerte sabor, que mezcla aromas de madera y especias en dosis equitativas. Un prestigioso y clásico de Cuba.

partagas serie d 4

8. SIGLO VI DE COHÍBA Y MONTECRISTO A

La vitola Siglo VI es una referencia esencial en el mundo del tabaco. Se trata de un puro muy fresco, con un toque sutil de hierba en las primeras caladas y una mezcla suave y cremosa en el tercio final.

Además, el Cohiba Siglo VI produce una gran cantidad de aroma que va de amaderado a tonos tierra picante en dosis perfectas. También es conocido como ‘Cañonazo’, debido al citado aroma amaderado y a su predominante sabor afrutado en un formato de élite.

cohiba siglo vi

Con respecto al Montecristo A, que comparte el octavo puesto con el anterior, cabe destacar que apareció en 1970 junto a otros tres nuevos modelos: los Montecristo Especiales, los Especiales Nº4 y las Joyitas.

montecristo a

9. SIR WINSTON DE H-UPMANN

Este puro tiene calidad excepcional y presentación de primera clase. Pertenece a la Fábrica de H. Upmann en la Habana, una de las más antiguas en la industria del tabaco y se caracteriza por sus aromas de almizcle, madera y café tostado.

Upmann Sir Winston 25er Kiste offen

10. EXHIBICIÓN 4 DE ROMEO Y JULIETA Y DOBLE CORONA DE HOYO DE MONTERREY

Una vez más dos grandes comparten posición. Exhibición 4 de Romeo y Julieta reúne toda la riqueza de Cuba con un sabor fuerte y picante aderezado con una pizca de dulce y amargo.

romeo exhib 4

Por su parte, el Doble Corona de Hoyo de Monterrey es una vitola de carácter de tripa larga confeccionado totalmente a mano.

La marca Hoyo de Monterrey se emplaza en una de las fértiles tierras de la ribera del río que atraviesa San Juan y Martínez en la zona de Vuelta Abajo, Cuba. El sabor de este puro presenta gran elegancia y complejidad, una opción atractiva para aquellos que prefieran un habano delicado y aromático.

hoyo de monterrey doble corona

 

 

Publicado en Cuba, Habanos Etiquetas: ,

enero 30th, 2017 por Gus

Para aquellos de ustedes que no conocían la historia…

En 2009, Habanos S.A. celebró el 40° aniversario de la marca Trinidad liberando un Robusto en su linea de habanos en el hotel Habana Libre durante el XI Festival del Habano en Cuba.

La historia de la marca Trinidad es interesante por decir lo menos, quizás la más controvertida de cualquier línea de habanos. Wikipedia hace lo básico:

Según Adriano Martínez, ex ejecutivo de Habanos S.A., en la Enciclopedia Ilustrada de Cigarros de La Habana Post Revolución, de Min Ron Nee, la marca Trinidad se produjo por primera vez en 1969 en la fábrica de El Laguito en La Habana.

A principios de los 90, el cigarro recibió mucha atención en Cigar Aficionado después de una entrevista con Avelino Lara (anteriormente gerente de El Laguito y productor de cigarros para el Graycliff Hotel en Nassau, Bahamas hasta su muerte el 27 de octubre de 2009). En la entrevista de 1992, Lara afirmó que Trinidad era una marca ultra exclusiva que sólo Fidel Castro estaba autorizado a distribuir como regalos diplomáticos. Lara también afirmó que los habanos Trinidad eran de una calidad superior a las muy apreciadas vitolas de Cohiba que eran exclusividades diplomáticas antes de su lanzamiento en 1982.

Dos fuentes han contradicho las afirmaciones de Lara: el propio presidente Fidel Castro y el mencionado señor Martínez. En una entrevista con Cigar Aficionado, cuando se le preguntó sobre Trinidad, Castro declaró que sólo dio habanos Cohiba como regalos diplomáticos, y en su autobiografía “Mi vida”, afirma que sabe muy poco de la marca Trinidad. En la Enciclopedia Ilustrada, Martínez afirmó que los Trinidad eran en realidad un regalo diplomático de menor nivel que los habanos Cohiba, hechos con una mezcla de tabaco similar a la utilizada en las vitolas de Cohiba, pero sin la tercera fermentación de barril que reciben aquellos.

En 1995, Cigar Aficionado acogió la Cena del Siglo en París, Francia, donde, entre otras rarezas, los invitados se convirtieron en los primeros fuera de los círculos diplomáticos en probar los habanos de Trinidad.

En febrero de 1998, la marca Trinidad fue lanzada para consumo público en una ceremonia de apertura en el Hotel Habana Libre de La Habana. El lanzamiento inicial fue sólo en un tamaño: el Trinidad Fundador. Aunque Martínez y otros sostienen que la mezcla no cambió en la transición de un regalo diplomático a un cigarro comercializado en masa, el tamaño lo hizo. Los Trinidad diplomáticos sólo vinieron en un tamaño, el de un Laguito No. 1 (el mismo del Cohiba Lancero). El Trinidad Fundador en cambio viene en un nuevo tamaño con el nombre de fábrica de Laguito Especial, de la misma longitud que un Laguito No. 1 pero con una anilla de calibre de 40 en vez de 38.

Trinidad Robusto T

Con la adición del Trinidad Robusto T en 2009, había cinco vitolas de producción regulares diferentes en la línea. Ellos eran:

Trinidad Fundadores – 7 1/2 × 40 – Lonsdale
Trinidad Coloniales – 5 1/4 × 44 – Corona
Trinidad Reyes – 4 3/8 Pulgadas × 40 – Petit Corona
Trinidad Robusto Extra – 6 1/8 Pulgadas × 50 – Robusto Extra
Trinidad Robusto T – 4 7/8 Pulgadas × 50 – Robusto

Desafortunadamente, en 2012 se anunció que tanto el Robusto T como el Robusto Extra iban a ser interrumpidos, con lo que el número total de vitolas de producción regular sería solo de tres.

El Trinidad Robusto T todavía está disponible en cajas de 12 y de 24 habanos:

Trinidad Robusto TTrinidad Robusto T

Vayamos a lo que realmente nos ocupa, las notas de degustación de este magnífico habano…

Trinidad Robusto T

El Trinidad Robusto T parece un cigarro bien hecho con una envoltura marrón clara que tiene un diente y es seco al tacto. Se siente bastante ligero en mi mano por su tamaño, pero no parece tener tabaco de menos en su tripa de una simple observación. Algunos de ellos cuando se aprietan la envoltura huele fuertemente a corral, heno y cedro dulce.

El primer tercio comienza con una fuerte nota de madera (roble), un poco de cuero cremoso y un poco de dulzura. Hay una pequeña cantidad de especias en los labios, pero muy poca pimienta incluso en la exhalación retro nasal. Durante el primer tercio, hay una nota peculiar que al principio no es identificable, pero al final del primer tercio se hace evidente que es una nota de té. El tiraje es en realidad un poco suelto, pero espero que se afirme.

Trinidad Robusto T

Al entrar en el segundo tercio, la nota de té es cada vez más fuerte, como es la dulzura por debajo. Hay una nota floral agradable que viene y va junto con notas de cedro, chocolate y sólo un toque de pimienta. La especia del primer tercio ha desaparecido por completo y estoy muy impresionado con la riqueza general de los sabores mientras los voy probando. La fuerza es todavía bastante baja, medio suave en el mejor de los casos.

El tercero final cambia los perfiles un poco, con más de una dulzura cremosa, miel -como el sabor dominante- y menos de la nota del té de los dos primeros tercios. Aunque todavía no hay pimienta, hay un poco más de especias, aunque lo suficiente como para notarlas. También estoy obteniendo sabores de heno, madera e incluso un poco de canela con la especia. La fuerza termina donde comenzó, en un medio menos. El habano evita ponerse caliente – un gran final para un cigarro.

Trinidad Robusto T

Notas finales:

  • Los cigarros probados eran de una caja del 2010.
  • También interesante, había una versión en Tubo de este cigarro anunciada, pero nunca fue lanzada.
  • Cada cigarro en la linea Trinidad (regular, lanzamiento especial y EL) tiene una tapa de la coleta.
  • La marca Trinidad fue nombrada en honor a la ciudad de Villa de la Santísima Trinidad de Cuba, fundada el 23 de diciembre de 1514 por Diego Velázquez de Cuéllar.
  • El Robusto T tiene un perfil muy seco y acabado.
  • Comparándolo con el Trinidad Robusto Extra, disfruto el Robusto T más por la riqueza de los sabores, así como por la diferencia en la vitola. Me parece que el Trinidad Robusto Extra es un poco largo a veces.
  • La construcción y el quemado fueron maravillosos para todas las muestras, y aunque el tiraje fue un poco flojo en ambas muestras al principio, se enderezaron con bastante rapidez.
  • El humo era abundante y aterciopelado, con un fuerte aroma a madera.
  • El Robusto T quemó bastante rápidamente y el tiempo de fumada fue de 1 hora y 5 minutos.

Aunque no he fumado tantos Trinidad como otras marcas cubanas (Partagás, Bolívar, Cohiba, etc), creo que este es uno de esos puros que la gente ama u odia. El perfil es bastante único con té fuerte y sabores florales, junto con una dulzura cremosa agradable. Sin embargo, no es un cigarro fuerte en absoluto, siendo del lado más suave del medio. La construcción fue excelente en ambas muestras y me quedé muy impresionado con la riqueza del perfil. Los principales problemas son los hechos que: A) Habanos lo está discontinuando (junto con el Robusto Extra) y B) Si usted puede encontrarlos, no son exactamente baratos, sobre todo en comparación con casi todos de la misma vitola. Habiendo dicho todo eso, me alegro de haber conseguido una caja y pondré el resto en el humidor por un tiempo, para ver cómo envejecen.

Publicado en Cuba, Habanos Etiquetas: , ,